domingo, 21 de octubre de 2012

Alcoholismo


¿Que bebo vino cuando no estás y eso te altera?

El vino me susurra al oído que eres mi musa,
mi inspiración, mi deseo, mi luz.
Eres el aroma que me sigue cuando sueño.
Eres la noche que amanece cada tarde
Eres mi yo, mi tú, mi nosotros.
Eres la poesía que recito sin saberlo cuando sueño.
Eres los lugares que recuerdo y donde nunca he estado.
Eres la flor que nace en el desierto, la luz que crece en el océano,
la niebla que brota en los tejados en las noches que no concibo el sueño.

¿Ya lo ves cielo? Eres mi poesía encarnada, mi aliento, mi mañana.

 El vino lo único que hace es quitarme las ataduras del ahora y del futuro incierto
y me deja verte así, desnuda, cuando ni siquiera estás sobre mi cama.
Haces que salga poesía de la nada, de los vasos, del humo del cigarro, de las paredes.
Porque eres mi musa y te sigo siempre donde vayas.

1 comentario: