jueves, 1 de septiembre de 2011

NO TE IMPORTA


Quise conocerte una vez y no lo hice,
quise encontrar en tu mirada un espacio breve,
claro, lleno de la luz blanca que despides
por entre tus sonrisas. Y después de tantos
cortos e interminables días he encontrado
en ti solo un gran hueco, lleno de luz clara.
Encontré un espacio ocupado, lleno de recuerdos,
harto de momentos que no compartirás conmigo
ni con nadie que se parezca a mi en lo mas mínimo.

No he podido entrar en tus recuerdos como alguien,
más bien diría que como un cuando, un donde,
un nunca, una eterna negación en tu memoria,
en tu cuerpo y en tu mirada un leve rastro del enojo
que  te movió a buscarme entre tus días.

No sé cuantos días pasaron desde entonces,
no sé cuantas veces tuve que negarme
a buscarte y cuantas veces lo hice sin poder jamás encontrarte.

Ahora ya no te busco, ya no me importa saber que no fui nadie,
que mi tiempo no valió más de lo que valen las horas en un  reloj ajeno,
que mis palabras no llegaron más allá que mis manos,
que nunca podrás imaginarte aquello que pusiste en mi pecho
y que ahora me oprime por las noches cuando duermo.

No importa, después de todo qué podría importarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario