martes, 15 de marzo de 2011

Brasas

Una chispa que guardé en mi corazón
sintió el viento de tú presencia;
se ha vuelto llama.
Ahora vivo con miedo del fuego que desatas
pero quiero consumirme en un abrazo tuyo
y ser ceniza entre tus labios
fuego en tú pelo y
dejar mis brasas en tu cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario