jueves, 31 de marzo de 2011

Como


Y finalmente cayó el rayo
quebrando el viento, rompiendo el aire.
Como una ráfaga de aliento,
como un secreto en la carne,
como una ola de sueños.
Y el tiempo fue nada y la nada fue todo.
Y el suspiro se hizo grito en silencio
y el silencio se hizo espasmo.
Como una tonelada de aire,
como un abismo de sueño,
como un momento, eterno, constante.
Como un de nuevo, de nuevo, de nuevo.
Como un no más, como un nunca antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario